Exportación

¿Cuando podemos a pensar en exportar un producto o un servicio?

Una exportación siempre trae más gastos y un riego más como vender en el mercado domestico.

Por eso se debe que pensar bien, si vale la pena a exportar y cumplir con al menos de los siguientes requisitos:

– Existe una demanda potencial en otro pais?

En todo el mundo existe una gran demanda de productos.

Pero algunos productos no se produce en ciertos paises. Entonces es interesante para un exportador a satisfechar la demanda en otros paises con su producto.

Ejemplos para una demanda en otros paises pueden ser frutas y verduras, herramientas, vehiculos, pero tambien productos de cuidado personal como las marcas Nivea, Colgate etc. etc.

A veces la demanda no depende del tipo de producto pero del precio. Si nosotros podemos ofrecer el producto mas barrato en otro pais, vamos a tener tambien una demanda y la gente van a comprar nuestro producto.

– Es el mercado domestico es satisfecho

Especialmente cuando se trata de productos agricolos, la gente en un pais no consume mas como una cierta cantidad y ademas se tiene la desventaja, que el producto vence.

Entonces lo mas conviente es, a exportar la sobreproduccion a otro pais, aun que se tiene quizas vender mas barrato, como los franceses hicieron en vender productos de leche barratos a Chile. Asi ganaron al menos algo y salia mejor como botar los productos.

Pero tambien por la industrializacion se produce algunos productos mas como se consume en su propio pais. Una exportacion ayuda a reducir los gastor fijos y aumentar los margenes del exito.

Tenemos una ventaja competativa y/o una ventaja tecnologica en otro pais?

Para toda empresa, la ventaja competitiva es la clave que conduce al éxito empresarial sostenible. Una empresa solo puede generar un excedente de beneficios a largo plazo si tiene una ventaja cualitativa sobre sus competidores. Con la ventaja del proveedor, una empresa se esfuerza por poner a disposición un producto o servicio que un competidor no puede proporcionar de esta forma. De esta manera, una oferta en el mercado siempre permanece en una forma muy limitada y la empresa no puede ser fácilmente desbancada por la competencia. Una patente es un buen ejemplo aquí.

La ventaja competitiva de una patente asegura una ventaja limitada al menos durante un cierto período de tiempo. Las ventajas en el lado de la oferta también pueden derivarse de un nivel muy alto de conocimientos técnicos y mucha experiencia.

El segundo tipo de ventaja competitiva está determinado por la demanda. Esta demanda siempre proviene de un cliente. La experiencia demuestra que los consumidores siguen siendo clientes leales una vez que se acostumbran a un producto o servicio. Junto con el hábito, la marca también juega un papel importante en este tipo de ventaja competitiva. Si una empresa logra construir una marca real, se beneficiará de esta ventaja competitiva durante décadas.

Así hay que revisar bien, que se hace para no terminar en un fracaso al final.

Exito!

One Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *